DRONES, EL FUTURO DE LAS IMÁGENES AÉREAS

Los drones han sido uno de los regalos estrella de estas navidades y hay que decir que lo que ofrecen todavía es una pequeña parte de lo que pueden llegar a desarrollar en los años venideros; proyectos como el AirDog que comentaremos en este post ya están en marcha y ni siquiera el precio (unos 1.300 dólares) frena el entusiasmo en la preventa.

El éxito de estas aeronaves se ha producido principalmente en el segmento lúdico y de entretenimiento, pero también en la franja profesional: los drones ofrecen opciones muy interesantes en el campo de la fotografía y la cinematografía; las posibilidades creativas se multiplican al poder acceder a planos de vértigo, imposibles hasta ahora si no contabas con un helicóptero o grúa.

El dron permite al gran público disfrutar de pilotar una pequeña aeronave multirotor y en el caso de incorporar cámara, puede proporcionar lo que se llama “experiencia de vuelo en inmersión”, e incluso tomar fotos y vídeos. Los últimos modelos traen tecnologías diversas que van desde el estabilizador giroscópico al GPS, pasando por el limitador de altitud o el retorno automático al punto de partida; y los precios son para todos los bolsillos: desde los 50 euros hasta los 1.000 euros.

Aunque los precios más elevados son ya para máquinas potentes que pueden elevarse hasta los 100m. de altitud o más y que se desaconsejan para vuelos en interior, para empezar será mejor un drone más sencillo y robusto, que permita aprender a pilotar en el salón de casa. Como el HUBSAN X4 “básico” que cabe en la palma de la mano y que cuesta unos 50 euros: será perfecto para hacer viajes por el pasillo entre el comedor y la cocina.

HUBSAN X4

Si queréis hacer más horas de vuelo que lo que os permite la batería de vuestro dron  -suelen estar entre los 10 y 15 minutos, por lo que se aconseja tener más de una batería-, podéis practicar con las app’s que existen para simular la experiencia de vuelo: ARDrone SIM para iOS y Android y el Electric RC Sim para iOS.

Una vez tengáis práctica… a volar! Tened en cuenta las regulaciones del Área Estatal de Seguridad Aérea (AESA) acerca de la normativa de drones: principalmente, el piloto no debe perder el contacto visual con el aparato, no se debe pilotar en zonas habitadas, ya sean pueblos, ciudades, ni en parques o playas con aglomeraciones de gente. En el caso de los recintos completamente cerrados, es decir, que cuenten con techo, quedan fuera de la jurisdicción de AESA ya que no forman parte del espacio aéreo. Los titulares de esos recintos serán quien decida si se autoriza el vuelo de drones. Encontraréis las respuestas a las preguntas más frecuentes AQUÍ

En el terreno profesional, las cámaras de acción de gama alta proponen seguir la línea de la GoPro. AirDog  es un proyecto de quadricóptero actualmente en Kickstarter específico para GoPro, un auto-follow drone:  se “autopilota” y sigue tus movimientos mientras esquías, patinas o vas en bici, como si lo llevaras atado de una correa invisible.

Y es que la  GoPro se mantiene imbatible en el mercado. Más del 90% de las imágenes compartidas en Dronestragr.am, fueron tomadas con GoPro, hecho que demuestra el éxito aplastante de esta compañía. El modelo Hero 3 + Black Edition, el último presentado, es el más ligero hasta la fecha; ofrece calidad de imagen profesional y permite tomar fotografías en Time Lapse.  Sony ofrece la Action Cam HDR-AS15, dotada de un gran angular Carl Zeiss que ofrece un ángulo de imágenes de 170º. Aquí encontraréis una lista muy interesante de aeronaves y cámaras. Si os interesa hacer el salto profesional podéis echar un vistazo a esta comparativa.

Para las empresas del sector audiovisual el dron es una herramienta muy a tener en cuenta para planos aéreos, fotografía aérea y rodajes de deportes de montaña, por ejemplo. Cambia el punto de vista y cambia la sensación. O ya le habíais visto la coronilla a Colón antes?

DRONE - COLON - PUMBA